.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 


Entrevista a Mariano Coiffeur
UN ÍCONO DE LA TELE


por Jorge Pinheiro y Alejandro Yamgotchian (setiembre, 2003)




Lunes por la mañana; un frío de aquellos. El entrevistado: uno de los personajes más famosos de Uruguay; Mariano Coiffeur. Pero antes tuvimos que ir a concretar la cita. Fue el jueves anterior... ¡y terminamos en Margot! Pensando que Mariano estaba en 18 y Río Negro, fuimos a parar a lo de su tradicional adversaria, en materia de pelucas. Y por suerte nos frenamos justito en la puerta.

¿Quién no ha oído nombrar a este famoso peluquero? ¿Quién no ha visto alguna vez sus reclames en televisión? Les presentamos a Mariano San Giacomo (62), hombre nacido en Italia, cuyo español es fluido aunque con cierto toquecito tano, que se vino de joven a Uruguay. Desde canal 5 hasta Canal 10 Mariano, siempre con sus cortes, pelucas y mujeres que lo rodean (Marianooooooooooo), nos recibió con mucho respeto y atención en su flamante local de 18 y Convención (tomá...).


Arte7: ¿Siempre te has dedicado a la peluquería?

Mariano: Hace 40 años que estoy en esto. La gente piensa que cortar el pelo es algo muy simple, pero atrás hay una técnica y que lleva su tiempo. Aprendí que la mujer tiene un estilo muy personal, cuya moda va cambiando más que la del hombre. Ellas son más coquetas que nosotros, y hay que estar al tanto de todo eso. Pero el hombre también es todo un tema.



¿A qué te referís?

La calvicie, por ejemplo. Hubo una época que trataba de taparla, contrariando incluso su supuesta imagen de reacio. Desde mucho tiempo atrás usaba pelucas muy pesadas, luego gorras, sombreros. La peluca es una prenda más, que cuando llega a la casa se la saca. El hombre siempre ha necesitado un cambio en su rostro y con esto cambia su figura facial totalmente. Acá hay gente joven incluso que viene, hace pruebas, se tiñe, y yo le doy mi opinión, la aconsejo, igual que a personas de 40 años y a las que les queda poco pelo natural.


¿Hay alguna técnica para parar definitivamente la caída del cabello?

No hay sistema, técnica ni producto que pueda lograr un pelo que vuelva. En la mujer la caída es menor pero porque ella se cuida más el cabello. La que no se preocupa mucho también lo pierde, no de la misma manera que el hombre pero igual lo pierde. De todas formas se están haciendo implantes a través de microcirugías, pero eso es algo muy delicado y que no ha dado el resultado esperado, hoy en día. A mí me causa gracia ver publicidad donde a través de la computadora se llena la cabeza de pelo, aunque lo que no le dicen al que está mirando es que no en todas las cabezas hay espacio para implantar pelo. La solución a todo esto es estar bien asesorado y no caer en espejismos. Y además hay que tener en cuenta que los tratamientos cuestan mucho dinero.







¿Y por qué se cae el cabello?

Por herencia, por la naturaleza de cada ser humano, aunque hay una calvicie lenta y que se da por temas estrictamente vinculados al nerviosismo. En ese caso se podría recuperar el pelo, aunque tampoco es tan fácil. Pero fijáte que también hay gente a la que le queda bien la calvicie. El hombre como que se adapta más naturalmente a eso. No obstante están aquellos que se preocupan mucho por tapársela, desde tiempos inmemoriales.







Hay actores de cine y conductores en la tele a los que se les nota el "quincho" o "gato" (risas). Recuerdo al Capitán Kirk, de Viaje a las estrellas. ¿Eso le pasó por no haber ido a Mariano?

Y... (risas). No a todos se les puede hacer un buen trabajo, cuando quieren una peluca. Yo he tenido casos en donde le aconsejé a clientes que siguieran así, calvos, porque la peluca no les iba a quedar bien a la cara. Insisto; hay que estar bien asesorado, y a la vez el cliente tiene que tener control y cuidado. No se puede dejar estar. Muchos vienen, se hacen una peluca y después no aparecen como por diez años, y no se dan cuenta de que durante el proceso de deterioro, que se da por no haber hecho una renovación a los dos años, la pieza va quedando fea, por más spray que se pueda poner, por ejemplo, y ahí sí se nota el trabajo que en principio pretendía pasar desapercibido.

¿Y el hombre uruguayo es de preocuparse por estas cosas, en relación con gente de otros países?

En Argentina o varios lugares de Europa, por ejemplo, son menos conservadores que acá y se preocupan más por estar a la moda.






Habías mencionado que los buenos tratamientos cuestan dinero. ¿Cuánto?

Y depende, pero te puede rondar entre 400 y 600 dólares. Pero ojo que no a todos se les puede hacer un tratamiento para solucionar el tema de la calvicie. Hay gente que puede gastar eso y otra que no. También hay costos de mantenimiento, que el cliente debe asumir luego.


¿Trabajás más cortando el pelo o con la parte de pelucas y apliques?


Siempre me he dedicado al corte de cabello femenino y masculino, pero ahora estoy trabajando más con la parte de pelucas, apliques y cuestiones artesanales, con hombres y mujeres por igual. Eso sí; no hay algo que uno se ponga y dure para siempre. Las piezas requieren de mantenimiento y cuidado, mientras no existan implantes efectivos. Tengo clientes varones de veintipico de años y con calvicie muy avanzada que me preguntan por implantes. Y yo les digo que si se lo hacen, luego se les va a seguir cayendo el pelo natural y solo van a quedar con los pocos pelos del implante, algo que no tiene sentido. Es dinero tirado, prácticamente. Otra cosa distinta sería hacérselo a una persona de 40, cuya calvicie ya paró y mantiene un cabello natural estable. Por eso es que antes hay que asesorarse con alguien que les diga la verdad sobre qué les conviene y qué no. Yo, en ese sentido, nunca tuve problema con mis clientes.


Siendo consciente que sos una persona conocida gracias, en parte, a la televisión, ¿qué hay de Margot, que también aparece haciendo publicidad y desde hace un buen tiempo a esta parte? ¿Se lo podría llamar el clásico de las pelucas?


Yo nunca tuve ni me preocupó la competencia, aunque no la pierdo de vista. Si viene una señora y no le encontramos solución le decimos que vaya a otro lado, a ver qué tal le va. Mi publicidad dice "compare calidad y precio". Yo hago lo mío y no me preocupo por sacar la misma moda que en otros lados. Cada cual a lo suyo.


Mariano con los famosos (flash incluido, de lo contario la foto no salía ni a palos)


¿Y qué pasa con Roberto Giordano? Veo en las paredes de tu local varias fotos con famosos, entre éstas una con el popular peluquero argentino. ¿Te imaginarías montando lo mismo que Giordano acostumbra a hacer en Punta del Este, con desfiles y todo lo demás?

Yo a él lo admiro, porque es capaz en muchas cosas, dentro de su estilo. A mí me gusta lo que hace, pero mi forma de pensar y vivir es muy diferente a la de él. No soy partidario de realizar todo a lo grande sino lo justo, para estar bien y tranquilo. Ser conocido es importante pero gracias a que uno hace las cosas bien. Tampoco me gusta el monopolio. Todo lo de él lleva mucho tiempo y labor. Y cuando se llega muy arriba es difícil mantenerse. Ni qué hablar de la caída, que podría ser muy dolorosa. Por eso que prefiero mantenerme con perfil moderado. Si me hubiera propuesto hacer lo mismo que Giordano hubiera llegado, con mucha constancia y fe de por medio. Pero me considero una persona sencilla, que le gusta disfrutar de su tiempo libre. Hago deportes, juego al tenis. Incluso trabajé en circo, haciendo acrobacias...


¿¡Cómo!? ¿En circo?

Sí; trabajé en Italia, donde formé un trío con el que estuve varios años y en muchos países. Pero el cuerpo tiene un límite, ya que el acróbata tiene que entrenar muchísimo. Tiene que ensayar constantemente para mantener el cuerpo, la fuerza, el equilibrio.


Ahora entiendo por qué siempre estás vestido así, con ropa bastante colorida. En televisión siempre lucís distintos modelos, con muchas cadenas, inclusive. Cuando era chico pensaba que eras una especie de James Bond; siempre rodeado de mujeres.

(Risas) La mujer siempre fue lo que más me fascinó, en especial su belleza. Lo de la ropa ya es un poco de influencia del circo y también de decisión personal. La indumentaria la diseño y la mando a hacer yo. Traté de crearme un estilo y también de saberlo llevar.



¿Le gusta el cine a Mariano?

Claro que sí, pero ahora como que noto cierta tendencia hacia el ruido, los efectos especiales; como que uno se cansa y más si tiene que estar frente a la pantalla por dos horas. Antes buscaba paisajes, personajes interesantes, cierta tranquilidad; ahora como que todo es más bombardeo de imágenes. Incluso no hay buen cine de humor, comedias como las de antes. A propósito de esto he trabajado con varios actores uruguayos, cerca de 20 años, haciéndoles pelucas, tanto para películas, óperas, obras teatrales e incluso para televisión. La música es otra de las cosas que me gustan también. Toco el acordeón e incluso tengo un hijo de 21 años que toca el bajo en un grupo y que hasta me ayuda acá en el negocio.


Me imagino que algún dato curioso tendrás para contar, en tantos años de trabajo.

Sí, por supuesto. Del que no me olvido es del de una muchacha que iba a festejar su cumpleaños de quince y que me tocó atender cuando recién empezaba en mi profesión. En esa época los cortes de pelo se hacían a navaja. Y en el apuro le corté un poquito la oreja. Al final tuve que ponerle una especie de parchecito, y después una vincha. En las fotos, luego, se disimuló bastante bien. Incluso de un costado el pelo le había quedado más largo que del otro. ¡Y al final ese corte me quedó de moda (risas)!

.: Derechos Reservados :.