.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

EL DESCENSO


Título original
: The Descent
País y año de producción: Inglaterra, 2005
Dirección: Neil Marshall
Guión: Neil Marhsall
Con: Shauna Macdonald, Natalie Jackson Mendoza, Alex Reid, Saskia Mulder, MyAnna Buring
Duración: 99 minutos
Calificación: No apta para menores de 15 años
Género: Terror
Sitio Web: http://www.thedescentthemovie.co.uk/





Reseña argumental
: Seis amigas de los deportes de riesgo se disponen a llevar adelante su aventura anual, que consistirá esta vez en inspeccionar cuevas secretas enclavadas en los Montes Apalaches. En medio del laberinto de rocas, quedan atrapadas bajo tierra por un inesperado derrumbe que les taponara cualquier salida. Alguien esta jugando sucio y todavía falta lo peor: presencias extrañas en ese agujero del infierno. Terror y suspenso al borde del límite humano.

El joven director británico Neil Marshall había debutado con Dog Soldiers (2002) y había estado en el libreto de Tiempo de matar (Bharat Nalluri, 1998), que se había estrenado directamente en video en Uruguay.




Curiosidades
: En Dog Soldiers hubo una escena en que uno de los actores, que debía interpretar a un alcohólico, estaba borracho en serio, mientras que en El descenso ninguna de las actrices fue avisada de cómo y en qué momento iba a aparecer la primera de las criaturas que se ve a lo lejos, en la caverna, lo que provocó mayor intriga y sobre todo temor durante la filmación.

EL HOMBRE DEL BOSQUE


No fueron muchos los recientes casos de terror inglés independiente que llegaron últimamente a circuito comercial. Este año, aparte de El descenso, pudo verse con cierto atraso la interesante Creep (2004) de Christopher Smith (y Jane Linfoot, no acreditada), y años atrás el cine se perdió probablemente la mejor película de hombres lobo de los últimos 25 años, que se llamó Dog Soldiers (2002) y que también fuera dirigida por el joven Neil Marshall, el realizador de El descenso.


Es poco frecuente, aunque parezca mentira, ver cine fantástico inglés de bajo presupuesto, incluso en festivales. Por eso que bien recibido es aquello que al menos despierta alguna que otra curiosidad. Teniendo en cuenta la mencionada ópera prima de Marshall, uno fue con mucha expectativa a ver este nuevo trabajo, que gira sobre un grupo de jóvenes mujeres, amantes de aventuras extremas, que se dirigen a investigar las misteriosas cuevas de los Montes Apalaches (en realidad la película fue filmada en Inglaterra). Allí deben toparse con algunos factores externos que no solo tienen que ver con la naturaleza sino con un grupo de extrañas criaturas que harán de la travesía un verdadero infierno.


Si bien Marshall apuesta a relatos terroríficos donde gravita mucho más la violencia gráfica que el miedo sugerido, en El descenso el gore va cobrando un protagonismo sumamente válido y que hace pensar la enorme influencia (como en Creep) de los grandes maestros italianos del género dentro de los nuevos realizadores británicos. Dog Soldiers contaba la historia de un grupo de soldados enviado a una gran zona de bosques con el fin de realizar ejercicios de entrenamiento y de paso para dar con el paradero de otro comando que había desaparecido misteriosamente, aunque ahí se topaban con una comunidad de hombres lobo que prácticamente les respiraba en la nuca. Todo terminaba en una violentísima lucha por la supervivencia, con soldados heridos y atrincherados en una destartalada cabaña.


Marshall no apunta a historias elaboradas sino a aventuras tenebrosas. En Dog Soldiers no hay licántropos hechos por computadora sino en base a animatronics (figuras mecanizadas previamente programadas o manejadas a control remoto); los hombres lobo impresionan por sus respectivos aspectos y actitudes (altura, ferocidad, inteligencia), del mismo modo que el trágico destino de algunos personajes. Hay diálogos más jugosos, alguna vuelta de tuerca en el final, actuaciones mucho más convincentes que agilizan el relato, y un humor algo refinado que rinde tributo al empleado por Sam Raimi en la trilogía Evil Dead (uno de los personajes se llama Bruce Campbell, actor fetiche de Raimi), sin olvidar otros clásicos como El hombre lobo americano (1981) de John Landis o incluso el pavor causado en la notable Aullidos (1980) de Joe Dante (los licántropos son muy parecidos a los que comandaba aquel psicólogo).


En El descenso el escenario sigue estando alejado de zonas urbanas y se traslada a ambientes mucho más sofocantes, donde Marshall saca buen partido en el aspecto visual pero falla alarmantemente en dar cierta credibilidad y mucho mayor consistencia a una historia que va transformando a esas aventureras en heroínas dignas del cine de James Cameron. El misterio respecto al enemigo se va diluyendo de forma tal que lo que en principio aparentaba como algo llamativo luego se minimiza ante el innecesario protagonismo de la acción.


Hay que reconocer que algunos detalles relacionados a las criaturas fueron muy acertados al momento de reforzar algunas escenas donde las mujeres se salvan de muertes que son prácticamente inminentes, varios climas desesperantes de por medio. La gran falla viene por el lado del propio argumento; ya no hacemos referencia a lo que pueda ser el tratamiento de una historia simplona sino a algo que queda como a medio camino y que intenta despertar la compasión y la sensibilidad a través de hechos absolutamente ridículos y hasta inconexos. Por si fuera poco hay una imagen calcada de Vampiros (1998) de John Carpenter y varios momentos en que la banda sonora es idéntica a la de Ennio Morricone en La cosa / El enigma de otro mundo (1982); para ser homenaje... se le fue la mano.


Es una pena que la película no pudiera sacar la cabeza a flote en lo que a trama se refiere. De todas maneras, y a pesar de que no llegó ni por asomo al resultado de su ópera prima, Dog Soldiers, no hay que perderle la pisada a Marshall, quien ahora se encuentra preparando una película de ciencia ficción, aunque ha declarado que piensa volver al terror de inmediato. El inglés es mucho más director que guionista. Y es en este último rubro donde sus películas deben trabajarse mucho más.


Alejandro Yamgotchian


.: Derechos Reservados :.