.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

EXTERMINIO




Título original
: 28 Days Later...
País y año de producción: Estados Unidos / Holanda / Inglaterra, 2002
Dirección: Danny Boyle
Guión: Alex Garland
Con: Cillian Murphy, Naomie Harris, Megan Burns
Duración: 113 minutos
Calificación: No apta para menores de 12 años
Género: Terror
Sitio Web: http://www.28dayslaterthemovie.co.uk/main.html






Reseña argumental: Después de que un grupo de activistas por los derechos de los animales allana una instalación que se dedica a investigar primates, un poderoso virus se esparce entre la comunidad británica. El virus, que se transmite con tan sólo una gota de sangre y es devastador en unos cuantos segundos, provoca que aquellos infectados queden en un estado permanente de furia asesina. A 28 días de la catástrofe, el país está abatido y un puñado de sobrevivientes comienza a realizar intentos para salvaguardar un futuro, sin percatarse que el mortal virus no es la única cosa que los amenaza.

El director británico Danny Boyle había hecho Tumba al ras de la tierra (1994), Trainspotting (1996) y Vidas sin reglas (1997), mientras que el guionista Garland había hecho la novela de la cual después surgió La playa (2000), también dirigida por Boyle.



APUNTAR A UNA REALIDAD





Si bien el británico Danny Boyle se ha movido con algunos altibajos dentro de su corta filmografía el hombre ha logrado picos altísimos, que van desde el descubrimiento en su excelente ópera prima Tumba al ras de la tierra (1994), pasan por la exitosa Trainspotting (1996), y llegan hasta esta otra obra suya, titulada Exterminio (2002). Incluso estas tres películas, dejando de lado trabajos como Vidas sin reglas (1997) y La playa (2000), figuran en lo que podría considerarse "la trilogía oculta" de Boyle, donde su gran factor común es poner en tela de juicio, más que nada, el comportamiento humano, además del mundo en el que todos vivimos.


Es evidente que los valores de aquellos tres supuestos grandes amigos iban pudriéndose progresivamente a partir del descubrimiento de un maletín lleno de dinero en Tumba...; la ambición nublaba todo lo relacionado a la amistad y la propia solidaridad en la convivencia, mientras Boyle se floreaba con la agilidad de un thriller de fuerte impacto visual. Esto último tampoco faltó a la cita en Trainspotting, donde la lectura de una película que le decía "no a las drogas" es incorrecta, ya que lo que ahí primaba eran las ansias de ese grupo de jóvenes por escapar a otro mundo distinto a aquel donde estaban viviendo; escapar de esa vida moderna asfixiante, material y desalmada, escapar de la rutina y esa sensación apática, dolorosa, del diario vivir. Y la droga era un simple intermediario para lograr ese objetivo.


Los rasgos de comedia (incursión a Hollywood incluida) comenzaron a verse a partir de Vidas sin reglas, un ejercicio con bastante humor alocado e ironías varias, a propósito de joven empleado que secuestra a la hija de su jefe, y muy enojado al ser reemplazado en su trabajo por una máquina. Aquí Boyle y su habitual libretista John Hodge volvían a sintonizar ideas, esta vez más volcadas a un producto de fórmula pero donde no faltaron ángeles que bajaran a la Tierra para arreglar la relación entre los seres humanos, más precisamente entre esta pareja atípica y de clases sociales diferentes, que al principio se odiaban "por naturaleza" y luego terminan enamorados, a partir de cuando la joven comienza a defender a su propio captor y ante su acaudalado padre.


Y si uno se pone a ver el título original (A Life Less Ordinary - Una vida menos ordinaria) y le suma las burlas al materialismo y el consumismo de esta comedia pues no es de extrañar que en La playa el protagonista sea un joven empapado del stress de la sociedad y la desenfrenada vida moderna que decide viajar a Asia, para escapar del caos y del ruido, y descubre una isla paradisíaca donde no son pocos los que piensan como él. Pero ojo; esa era la idea; otra cosa fue el resultado cinematográfico de la película, hasta ahora la más floja del director Boyle.


Exterminio también se mantuvo en la misma línea ideológica, gentileza del guionista Alex Garland, autor de la novela en que se basó La playa. Así como no había que dejarse engañar de que Tumba... era sólo un elaborado ejercicio de suspenso, que Trainspotting era sólo una obra antidrogas, que Vidas... era sólo una cinta delirante y que La playa era sólo un vehículo para Leonardo DiCaprio
pues Exterminio tampoco es una película de zombies solamente.


La raza humana ha desaparecido a causa de un virus que se fugó accidentalmente de un laboratorio donde experimentaban con animales. Pero no todos los seres humanos fueron liquidados; el protagonista fue uno de los sobrevivientes. Y en su recorrida se encuentra con otros... y juntos terminan enfrentados a un grupo de militares bastante exaltados.


El asunto se descubre a simple vista; por más que sean pocos para reconstruir el mundo el hombre no puede con su instinto y desemboca en conflictos innecesarios que terminan empeorando las cosas. La plaga (humana) es imbatible, salvo en uno de los dos finales que plantea la película, donde la palabra HELL (infierno, la actualidad después e incluso antes del exterminio) se completa con HELLO (hola), una vez liquidado el petit enemigo. Pero hay otro final, mucho más simple y a tono con ese "no way out (sin salida)" visto en Tumba al ras de la tierra y especialmente en Trainspotting: la muerte del afectado. Cabe la sospecha, entonces, que no haya un final de estudio y otro del director, ya que, por otra parte, el primero (de HELL y HELLO) parece demasiado elaborado para las exigencias de un estudio o productor. Quizá sí sea el segundo, más simple, claro, pero también puede que Boyle y el guionista Garland hayan coincidido en los dos y no en estar a favor de uno y en contra del otro, más allá de todo lo que el director haya dicho de la boca para afuera...


Y hablando de cosas que están por fuera del hombre, pero que tienen muchísimo que ver con éste, están las alusiones al consumismo, al poder de lo material, aquí derrotado completamente por un mundo devastado y con seres que ya no le dan importancia salvo que sean para consumo y consecuente supervivencia. Hay varios productos de conocidas marcas que yacen anclados en el piso, como si no tuvieran ningún valor, igual que la tarjeta de crédito que deja en la caja del supermercado uno de los protagonistas, luego de haber cargado varios carros con comidas, bebidas y demás cosas de valor, algo que puede verse perfectamente como un castigo y hasta una burla a todas esas trasnacionales poderosas en tiempos donde el capitalismo actual (sin tierra ni bandera) las hace brillar.


Podrán hablarse dos mil cosas sobre el rico lenguaje audiovisual que emplea Danny Boyle y de las temáticas de sus películas, que sirven como punto de arranque pero para canalizar otra cosa. Muchas referencias se pueden hacer a films sobre drogas (Trainspotting), muertos vivos (Exterminio) y demás. Sin embargo, lo medular de sus trabajos permanece hasta algo oculto, aunque siempre está: que es uno de los directores más enojados con el mundo actual y con ese hombre que lo va llevando de mal en peor.


Alejandro Yamgotchian


.: Derechos Reservados :.