.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 


Las películas de la industria y el país caribeño
PANAMÁ Y LA MIRADA ASTIGMÁTICA DE HOLLYWOOD

por Rainer Tuñon (desde Panamá) Diciembre, 2005



The Panama Deception




Panamá, su Canal y la invasión estadounidense desfila con singular sorna ante la mirada astigmática de Hollywood. A
más de un siglo de relaciones con los Estados Undos y más de quince años de los horrorosos hechos que sacudieron al país
, la parodia posmoderna de mordaz intención y una permisible deconstrución de historias han pemitido extraer líneas de análisis sobre elementos históricos contradictorios sin juicios definitivos, revitalizando cierta aporía hacia versiones que no soportan los careos de rigor.

Antes de la invasión de 1989, el cine "gringo" utilizaba la palabra Panamá o hacía referencias al país con líneas curiosas en algún guión hollywoodero, o comentarios apenas graciosos alusivos al clásico sombrero Panamá o la famosa "Panama Red". Ejemplos claros quedan en los diálogos del personaje Statler para la película del Show de Los Muppets cuando cita: "Eres lo suficientemente viejo para recordar a Teddy Roosevelt en la inauguración del Canal de Panamá."; cuando Tom Hagen (Robert Duvall) y Michael Corleone (Al Pacino) compartían diálogos alusivos a Panamá en la segunda parte de El Padrino, de Francis Ford Coppola; también, cuando hacen ligeras referencias sobre las banderas panameñas en thriller políticos como Peligro inminente, de Phillip Noyce, o dramatizan locaciones para esas películas de corte periodístico como Algo muy personal, con Robert Redford y Michelle Pfeiffer, en donde el personaje de Redford muere en Darién.

En cuanto giros argumentales, Panamá ha sido escenario de la serie de Charlie Chan hacia los años cuarenta; de un filme de John Huston llamado A través del Pacífico con Humphrey Bogart; en alguna película de la serie Cupido motorizado en el cual pasa por el Canal de Panamá, y con mayor frecuencia en la década de los noventas en los filmes Alerta máxima, de Andrew Davis, con Steven Seagal (al "marine", después de un incidente en Panamá, lo mandan a la cocina de un portaviones que posteriormente es tomado por un comando terrorista), Sniper de Luis Llosa, con escenas filmadas en la jungla panameña y Básico y letal, de John McTiernan, con John Travolta y Samuel L. Jackson.

Y qué decir de una famosa frase del personaje del filme de James L. Brooks Mejor... imposible, que le valió un Oscar a Jack Nicholson cuando le dice al pesonaje de la vecina, que interpreta Lupe Ontiveros: "Where do they teach you to talk like this? In some Panama City 'Sailor wanna hump-hump' bar, or is it getaway day and your last shot at his whiskey? Sell crazy someplace else, we're all stocked up here" (nota del editor: algo así como "¿Dónde te enseñaron a hablar así? ¿En un bar de marineros alzados de alguna ciudad panameña?" - sigue...).

En este singular viaje de Panamá en el cine, vale destacar, por ejemplo, el trabajo documental Panama One Dollar, de Héctor Herrera, sobre la violencia en los barrios duros de Panamá y el imperio de las drogas, años después de la invasión. Este documental se llevó el premio especial del jurado en festivales de La Habana, Madrid (premio de la audiencia) y Barcelona, entre otros reconocimientos en el mundo.

Sin embargo, existen cuatro referencias cinematográficas que ubican a Panamá en la mira de críticos de cine, historiadores y cinéfilos que buscan entender por qué el país se convierte luego de la invasión en un ángulo deliciosamente morboso para elaborar guiones basados en el Canal de Panamá, Manuel Antonio Noriega y la invasión estadounidense al país caribeño.

Se conoce que la opinión pública en Estados Unidos estaba lo suficietemente moldeada para aceptar el ataque a un pequeño país de Centroamérica, con la excusa de eliminar la amenaza del General Noriega en pleno ambiente navideño. Ello trajo como consecuencia la invasión y ocupación del territorio nacional, que inició con un bombardeo de 417 elementos explosivos entre 27 objetivos del país, elementos que sirvieron de guías para las ideas de algunos guionistas estadounidenses.

Esa descoordinación militar norteamericana y las tácticas de propaganda sobre este tema, motivaron a algunos periodistas a construir historias sobre Noriega y los hechos del 20 de diciembre, que posteriormente se convirtieron en premisas para construir algunos de estos relatos.

En cuanto al cine, las cuatro películas han tenido un fuerte impacto por abordar el tema de Panamá y su historia reciente. Algunas, alabadas por la crítica mundial, pero abucheadas por la ciudadanía panameña; otras, ganadoras del premio Oscar, máxima distinción en la industria del cine estadounidense, pero ferozmente cuestionadas por los sectores que apoyaron la invasión a Panamá, han significado la puesta en el mapa de este país como una opción cinematográfica interesante, pues independientemente de los hechos, queda demostrado que los capítulos de la historia de Panamá pueden convertirse en grandiosos guiones de cine.

DOLLAR MAMBO Y LAS VIOLACIONES MUSICALES


Paul Leduc, director mexicano del cual no se sabe mucho desde 1995, cuando hizo Los animales, primer filme azteca de animación digital en tres dimensiones, realizó en 1993 un inusual musical que pasó desapercibido en el continente americano, basado, supuestamente, en una historia real panameña: la violación de una mujer por parte soldados norteamericanos teniendo como telón la invasión a Panamá.

Leduc, conocido en el mundo desde 1970 cuando dirigió Reed, México insurgente y trece años más tarde, al llevar a Ofelia Medina hacia Frida, naturaleza viva, se sumerge en un proyecto musical y busca ayuda mediante coproducciones multinacionales. De esta trilogía, marcada por una profusión de música diversa, la narración sin diálogos o con unos cuantos, y una estética halagadora, a través de historias narrativamente profundas, integrada por Barroco (1989) y Latino Bar (1991), es Dollar Mambo, la que nos permite entrar en este este análisis.

El caso de Dollar Mambo fue concebido por columnistas en los Estados Unidos como "un musical sin diálogos ambientado en Panamá", aunque la Enciclopedia Internacional de Cine la describe como "una especie de mambo ballet con una serie de secuendas de danzas de cabaret, entrecortadas con breves narrativas".

Según su argumento, en un club nocturno en Panamá, en el cual marinos, jovenzuelos y pilluelos de poca monta se reunían para ver los números musicales de danza y actos teatrales, la audiencia y los actores creaban una atmósfera interminable de vívidas experiencias a través de la música y la sensualidad de los bailes. Allí, el placer es vulnerado cuando soldados norteamericanos se toman el club y cambian la atmósfera hacia una encrucijada de sangre y violencia.

Paul Leduc comentó sobre esta película: "Estaba interesado en la idea de realizar una especie de musical sobre una base informativa terrible, no tanto como una típica y tradicional historia de amor tipo West Side Story, pero preferiblemente un musical latinoamericano".

Con métodos de producción muy modestos, y utilizando como telón el tema de la invasión a Panamá, Leduc construye una rica y dinámica fuente de creación y fantasía, al menos para la prensa especializada en Europa. Mientras tanto, en Estados Unidos, otros analistas cinematográficos opinaban lo contrario, y en Panamá, muy poco se conocía sobre este estreno de Leduc.

La revista Variety publicó que este filme "disparaba balas de salva en casi todos sus departamentos". Los comentarios en contra de este material tenían que ver más con el contenido político del film y no por el rasgo técnico o creativo.

Dollar Mambo fue protagonizado por Dolores Pedro, Roberto Sosa, Raul Medina, Litico Rodriguez, Kandido Uranga, Tito Vasconcelos y Gabino Diego, pero nunca fue presentada oficialmente en Panamá.



OSCAR PARA UNA DECEPCIÓN




El apresamiento de Manuel A. Noriega, la destrucción de los cuarteles militares más importantes de Panamá, objetivo político-militar fundamental de Estados Unidos para eliminar el ejército panameño, que se haría cargo de la vigilancia del canal y la muerte de cientos de panameños durante la "Causa Justa", fue el ángulo que sirvió a la directora Bárbara Trent, a realizar lo que The Boston Herald considerase como "un coctel molotov cinemático": La decepción de Panamá (nota del editor: éste trabajo fue estrenado en Montevideo en la sala VideoCentro, de la Asociación Cristiana de Jóvenes, con el título The Panama Deception).

Según sus creadores, La decepción de Panamá cuenta la historia "jamás contada" de la invasión de diciembre de 1989 por parte de Estados Unidos, evento que según sus productores, y documentados con una avalancha de pruebas testimoniales, con el uso de fuerza excesiva los invasores norteamericanos causaron una enorme cantidad de luto y destrucción a un país como Panamá.

En el documental se desnudan, a criterio de sus productores, las verdaderas razones que motivaron el ataque, partiendo de puntos de vistas muy distintos a los que los medios de comunicación estadounidenses se cansaban de defender, incluso años después de la invasión.

El documental de Trent expone cómo el gobierno norteamericano y los medios masivos de comunicación suprimieron información sobre este desastre de política internacional, e incluye pietaje nunca visto sobre la invasión y sus consecuencias; también entrevistas con proponentes de la acción bélica como el General Maxwell Thurman, el entonces presidente de Panamá Guillermo Endara y el portavoz del pentágono Pete Williams, así como versiones del lado contrario, entre ellas el representante Charles Rancel, las activistas Olga Mejia e Isabel Corro y el ex diplomático Humberto Brown.

De igual manera, se apunta noticias de medios televisivos y críticas de otros medios de comunicación que contribuyeron a formalizar el criterio de análisis frío sobre el manejo informativo detrás de la invasión a Panamá, particularmente en esos tiempos de guerra.

El proyecto fue producido por The Empowerment Project (EP), organización que trabajó por dos años en la producción. El equipo de Trent era reconocido por haber realizado el poderoso y premiado documental Coverup: Behind the Iran Contra Affair. The Empowerment Project es una organización sin fines de lucro comprometida con la democratización de los medios masivos en Estados Unidos.

Desde la presentación oficial de La decepción de Panamá hacia agosto de 1992, el documental fue exhibido en 80 ciudades y apareció en videotiendas estadounidenses en 1993, un año más tarde. The Panama Deception, su título en ingles, fue difundido por servicios de cable a través de Cinemax en octubre de 1993 y Bravo, un canal independiente, mantiene los derechos de transmisión.

Aunque muchas estaciones afiliadas a PBS (servicio de televisión pública estadounidense) lo han difundido, esta última se ha negado a darle extensión para la televisión nacional, de acuerdo con los productores del filme. Internacionalmente hablando, La decepción de Panamá ha sido mostrada en Australia, Canadá, Polonia, Hong Kong, Francia, España, Portugal, Reino Unido, Irán, Israel, Finlandia, Suiza, México, Argentina, Japón, Noruega, República Popular China, Corea del Sur, Italia, Turquía, Rusia, Suráfrica, Holanda, Filipinas, Argelia, Malasia y República Checa.

Oficialmente, La decepción de Panamá tuvo su censura en marzo de 1993. Ello fue en Panamá. Mientras tanto, un fondo para apoyar la difusión de este documental fue organizado por Channel Four en Londres, Rhino Home Video, la Fundación I. Roderick MacArthur, la Fundación Rex Foundation, el Fondo de Desarrollo de la Paz, The National Council of Churches, la Fundación de Veteranos de Vietnam, el cineasta Michael Moore, entre otras fundaciones e individuos que apoyaron a Trent y el equipo de filmación de este Oscar a Mejor Documental en 1993.

Ahora, claro que tuvo sus detractores. La columnista Betty Brannan Jaén, escribió que "The Panama Deception ni siquiera tiene la virtud de la originalidad, ya que usa una fórmula copiada del documental que había ganado el Oscar el año anterior (Deadly Deception, cortometraje de crítica a la empresa General Electric, dirigido por Debra Chasnoff)". También, el escritor Guillermo Sánchez Borbón lo tildó "un monumento a la deshonestidad", mientras que otros medios en los Estados Unidos masacraban el estilo subjetivo de su directora al abordar un tema tabú en aquel entonces.

La decepción de Panamá se llevó otros premios en festivales internacionales, entre ellos, el segundo premio en el Festival Internacional Rimini Cinema de Rimini, Italia; el Blue Ribbon, del American Film & Video Festival; el Gold Apple, del National Educational Film & Video Festival; el primer premio de AMASCULTURA: Encontras Internacionais de Cinema Documental de Lisboa; el primer premio del Seoul Documentary Video & Film Festival; condecoraciones en el Banff Television Festival de Alberta, Canada; en el Festival de cine de Guadalajara; el premio de Mujeres en Filmes de Los Ángeles; el Media Impact de Durham, North Carolina; La Mujer y El Cine de Buenos Aires, Argentina; en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latino Americano de La Habana, Cuba; en el Herbstsalon-Kulturfestival de Rostack, Alemania; en el Flandes International Film Festival de Ghent, Bélgica; y en el London International Film Festival de Inglaterra.

Al final, luego de las críticas a favor y en contra recibidas por este documental, quedó en la percepción de los televidentes de todo el mundo un polémico premio de la Academia de Cine estadounidense que cuestionaba los horrores de la potencia más grande del mundo en los tiempos de la post guerra fría, modelo de conducta del imperio que se fortaleció posteriormente tras la Guerra del Golfo y que con buena técnica ha cuestionado el cineasta Michael Moore, mediante sus libros y obras documentales, entre ellas Fahrenheit 9/11.


DISCURSO DE ACEPTACIÓN DEL PREMIO DE LA ACADEMIA - PABELLÓN DOROTHY CHANDLER - OSCAR AL MEJOR DOCUMENTAL POR BARBARA TRENT - MARZO 29, 1993


"Gracias. Primero, me gustaría dar un reconocimiento a un notable ser humano. El escritor y editor, uno de los productores, el co-fundador y co-director del Proyecto Empowerment que apoya muchos cineastas cada año, David Kasper, así como los otros dos productores, que sin su perseverancia la película nunca habría sido terminada, Nico Panlgutti y Joanne Doroshow.


Quisiéramos tomar un momento y dedicar esta película a toda la gente que ha trabajado tan difícilmente por la justicia, la verdad y la paz alrededor del mundo
(aplausos de la audiencia). Particularmente, las cuatro personas que fallecieron mientras trabajaban como asociados de este filme, y posiblemente los millares de panameños que murieron en esta invasión, cuyas historias jamás se pudieron contar de otra manera, debido a las prácticas engañosas y las tácticas de nuestro gobierno, con la complicidad (y la audiencia dispersa que silbaba) - no tengo gusto de ella tampoco, pero es la manera que es, con la complicidad de los medios principales.


También quisiéramos dedicar la película a los valerososos periodistas panameños y los activistas de los derechos humanos que desafiaron la interdicción panameña contra la exhibición de esta película a riesgo personal, en las últimas semanas en Panamá, que a propósito fue censurada a nivel nacional; y a millones de norteamericanos que pueden o no conseguir ver esta película, ahora que la televisión pública también ha rechazado su difusión.



Para cerrar, quisiera decir que tenemos un tremando potencial en el mundo. Aquellos que tenemos ese potencial de impactar en el mundo. Utilicémoslo. Desafiemos esta nueva administración a revertir la herencia que hemos dejado con nuestras políticas en el mundo, y convirtámonos en los americanos capaces de hacerlo. Muchas, muchas gracias.
"



LA PARODIA DEL "TONY"



La figura de Manuel Antonio Noriega era irresistible como fuente de creación literaria, para efectos de la concepción de guiones cinematográficos. Al menos así lo entendió el escritor de la revista New Yorker, Lawrence Wright, quien estuvo atraído por Noriega mientras leía y escuchaba sobre el cerco en la nunciatura en 1989.


Wright investigó y preparó un guión sobre un hijo de madre soltera abandonado cuando tenía cinco años, que al crecer recibió formación militar en Perú y al cumplir veintidós ingresa en la Guardia Nacional, escalando en el poder militar para ocupar la Jefatura del Servicio de Inteligencia panameña, mientras colaboraba con la CIA, y llegando posteriormente a la comandancia de las Fuerzas Armadas panameñas, no sin antes permitir el narcotráfico y beneficiándose de él.

Wrigth había conceptualizado esta historia como una obra teatral, pero la idea no aterrizó. En esos días hubo mucho interés de Holywood. Oliver Stone tuvo ganas de producirla y dirigirla, contando con el protagónico de Al Pacino; sin embargo optó por realizar un filme sobre Richard Nixon.

Con el tiempo, el guión de Wright pasó de ser el plato codiciado de la indusria a un proyecto engavetado, hasta que Showtime, un canal de televisión por cable, decidió arriesgar un presupuesto de cinco millones de dólares y encargarle a Roger Spottiswoode, realizador estadounidense conocido a principios de los ochenta por la dirección del drama periodístico Bajo fuego, sobre la crisis en Nicaragua, el proyecto de Noriega.

Spotiswoode estaba en la dirección de la película 007: El mañana nunca muere, con Pierce Brosnan como James Bond, y se muda a Manila, Filipinas, para iniciar con la producción de Noriega: el favorito de Dios. El único problema para darle rigor periodístico al relato era al menos una entrevista con el propio "Tony" Noriega.

El filme recibió la espalda de los distribuidores estadounidenses, aún contando con un gran actor en el rol protagónico, el británico Bob Hoskins (Mona Lisa, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?), quien lleva el peso real del filme.

Con el estreno de esta obra se estaba programando la distribución del libro editado por la compañía Simon & Schuster, y con ambos productos en el mercado, el nombre de Noriega volvería a la luz pública.

El resultado de Noriega: el favorito de Dios..., muy mixto. El filme era una comedia negra que caricaturizaba la atmósfera circense posterior a la caída del General Noriega. En sus primeras tomas, Spotiswoode muestra a Hopkins como un Noriega confesándose con un sacerdote y jactándose de ser un hombre bendecido. Paralelo a esta confesión, en la selva, una tortura y asesinato para la historia de Panamá.

El filme buscaba ese efecto crítico de la comedia negra, poco entendido por el gran público de cine. Ese mal logrado efecto restaba calidad a la forma cómo se desenvolvían los hechos, que además carecían de profundidad histórica y calor humano. Es que ese argumento se iba desde un Noriega soportando tratamientos para el acné hasta sus conferencias en Harvard, mientras presentaba confabulaciones nocturnas con Fidel Castro (Michael Sorich) y Oliver North (Edward Edwards), teniendo al lado chicas en bikini.

La concepción original del filme era el de una biografía imaginada sobre lo que hubieran sido los últimos años en el poder de este general, teniendo a las calles de Manila para recrear el ambiente de Panamá. Al promocionar esta película, su director explicó: "Los hechos tuvieron lugar y hubo personajes en situaciones similares".

Al final, Regency Enterprises y Showtime Networks vaticinaron que no tendría éxito en taquillas y acertaron. El producto era malo y difícil de digerir por el público que no entendió la intención conceptual, al realizar una comedia negra sobre un "hombre fuerte" que dejó huellas para la historia conocida de Panamá y Latinoamérica.



ASUNTO: EL "DESASTRE"





David John Moore Cornwell, o John le Carré, alcanzó la fama internacional con sus novelas de espionaje, enfocándose con el servicio secreto británico, gracias a su estilo realista. La obra que lo catapultó fue El espía que surgió del frío, pero fue con El sastre de Panamá cuando obtuvo el seguimiento de la masa panameña.

En 1996, John le Carré presenta su libro El sastre de Panamá y años más tarde, junto con el director irlandés John Boorman, lo llevan al cine contando como protagonista a Pierce Brosnan, quien buscaba alguna forma de parodiar a James Bond, personaje que le estaba dando fama y renombre mundial, pero que también lo estereotipaba como actor; el efecto Bond, que le
dicen al fenómeno.

El sastre de Panamá es un film de espionaje que combina la narración clásica de Le Carré con los procedimientos posmodernos de la parodia y la desconstrucción, dirigidos con cierta gracia por Boorman.

En el relato, Andy Osnard (Pierce Brosnan) es un fracasado agente secreto inglés enviado a un destino poco conflictivo. Asignado a Panamá, conoce a Harry Pendel (Geoffrey Rush), un ciudadano inglés que huye de la justicia británica por un caso de estafa, que en Panamá trabaja como un sencillo sastre que viste a influyentes políticos, incluyendo al mismo General Noriega, entre otros hombres de poder. Osnard necesita un sucio complot que justifique su salario y confía en Harry como su informante, a quien le compra secretos de estado, basándose en el hecho de que su esposa Luoisa (Jaime Lee Curtis) trabaja en la administración del Canal de Panamá. La información de Harry, falsa y llena de conjeturas sin aparente veracidad, se convierte en una fuente que llegaría a crear un conflicto bélico de grandes magnitudes.

Creando líneas paralelas entre "Nuestro hombre en la Habana", basada en la novela de Graham Greene de y dirigida por Carol Reed; "Casablanca" de Michael Curtiz y cualquier filme de la serie 007, Le Carré y Boorman crean una comedia negra que satiriza el género de espionaje y llevan a niveles de simulación y mentira, propias de este tipo de cine.

Ahora, hay ciertos engaños en el desarrollo de esta pieza cinematográfica. Precisamente por pecar en el terreno de la comedia negra, pierde cualquier corriente de veracidad e impacto histórico sobre la trama misma, situación que incomodó formalmente al
público panameño, que aceptó que el equipo de filmación realizara este filme en tierras locales con la visita del elenco completo.

El problema estuvo en que luego del estreno del filme, que tampoco levantó interés en las taquillas internacionales, la percepción del mismo no fue favorable. La crítica generalizada estuvo de acuerdo en llamarla "El desastre de Panamá" por cómo mostraban al país a través del relato de Le Carré. Asimismo, los críticos de cine en Panamá tuvieron una percepción más equilibrada, valorizando la obra como una interesante parodia del género de espías que le es bastante fiel a la misma de su autor.

Mientras tanto, Pierce Brosnan se llevaba buenos recuerdos de Panamá. "Qué gran trabajo es éste", comentaba un Brosnan muy ocupado en sacar fotos de la compuerta de las esclusas de Miraflores. La filmación quedó resuelta con seis semanas de trabajo en Panamá y otras cuatro trabajando en interiores en los Estudios Ardmore en Irlanda, donde también se realizaron las labores de postproducción, pero su resultado... nada alentador para los panameños que deseaban que Panamá saliera mejor librado de ese "desastre".

A pesar de los últimos escándalos entre Hollywood y Panamá, mencionando por ejemplo el caso de Sean Connery y la "visa diplomática" que le pidieron devolver hace algún tiempo, Panamá, como fuente de historias, busca mejores espacios para que guionistas y directores puedan relatar con veracidad y rigor periodístico aquellos hechos que han sido noticia y que el mundo debe conocer a través de propuestas cinematográficas de mayor calidad.


20 PELÍCULAS CON ESPECIAL REFERENCIA SOBRE PANAMÁ


La decepción de Panamá
(1992)
Peligro inminente (1994)
Noriega: El favorito de Dios (2000)
Básico y letal (2003)
Hell Drivers (1931)
El sastre de Panamá (2001)
Panama Hattie (1942)
Married and in love (1940)
Torchy Blane in Panama (1938)
The Perfect Fit (2001)
Panama One Dollar (2001)
Panama Lady (1939)
Amercian Passport (1999)
Sensation Hunters (1933)
Submarine D-1 (1937)
///Gold Rush - VG (1999)///
Carnavales de Panamá (1998)
Panama Patrol (1939)
The Midnight Special (1992)


Fuente: Internet Movie Data Base (IMDB)







NOTAS ANTERIORES DE RAINER TUÑÓN



CINE LATINO
GARCÍA LORCA EN EL CINE
PINA PELLICER
LA MUERTE DE CHRISTOPHER REEVE
LAS INVASIONES BÁRBARAS
RUBEN BLADES, EL ACTOR
LA SAGA HARRY POTTER
800 BALAS Y ÁLEX DE LA IGLESIA
TROYA
CINE Y CIENCIA FICCIÓN
CINE Y RELIGIÓN
LOS PIRATAS EN EL CINE
CAPITÁN DE MAR Y GUERRA + PETER WEIR
FEMME FATALE / MUJER FATAL
ENTREVISTA A RODRIGO TRIANA


.: Derechos Reservados :.