.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

PRIMITIVO


Título original
: Primeval
País y año de producción: Estados Unidos, 2007
Dirección: Michael Katleman
Guión: John D. Brancato, Michael Ferris
Con: Dominic Purcell, Brooke Langton, Orlando Jones, Jürgen Prochnow, Gideon Emery
Duración: 93 minutos
Calificación: No determinada a la fecha de estreno (en Argentina: No apta para menores de 16)
Género: Terror
Sitio Web: http://www.primeval-themovie.com/



Reseña argumental: En un remoto lugar de África existe un depredador que ha acabado con más de 300 vidas humanas. Inspirada en un caso real, la película relata la historia de un equipo de televisión americano que se marcha a África para hacer un reportaje. El horror comienza cuando el productor, el camarógrafo y el resto del equipo se internan en el río. Cuanto más se acercan al sujeto de su noticia, más se aproxima la muerte...

Michael Katleman cuenta con vasta experiencia en televisión, habiendo dirigido episodios para famosas series (Los Archivos X, Dark Angel, Taken, entre otras). Los guionistas John Brancato y Michael Ferris habían trabajado juntos en los libretos de La red (Irwin Winkler, 1995), Al filo de la muerte (David Fincher, 1997) y Terminator 3 (Jonathan Mostow, 2003).

REPTIL POTENCIADO


La historia real en la que esta película dice basarse es verídica; al norte de Burundi y cerca de la frontera con Ruanda aún deambula un cocodrilo de 9 metros de largo al que llaman "Gustav", que tiene varias décadas de vida, que ha sido objeto de varias investigaciones, y cuyo plato predilecto ha pasado a ser la carne humana. El motivo de esta elección fue fermentada por la propia actitud del hombre, más precisamente por una guerra civil de varios años que terminaba con muchos cadáveres en lagos y pantanos de la región y que este reptil no desaprovechaba.


Habría que preguntarse cómo un cocodrilo puede llegar a convertirse en una máquina insaciable de comer, a tal punto que cuando se llena vomita y enseguida va por más comida, cuando la realidad indica que por lo general estos animales comen una vez cada tanto y que, por ejemplo, no son tan rápidos en tierra firme, por más que la mejor escena de Primitivo (2007) tenga relación con un caso donde un camarógrafo que corre desesperado termina siendo alcanzado por el animal.


El director Michael Katleman y la gente de la KNB (encargados de los efectos especiales) lo convirtieron en un verdadero monstruo marino, permanentemente acelerado y bastante inteligente como para ir eludiendo los distintos obstáculos que un grupo de periodistas, un cazador y un investigador defensor de los animales le iban poniendo en el camino. Esto a la vez llevó a algunos excesos que mostraban al animal en todo su esplendor, cuando atacaba, y también a algunos diálogos típicos de películas bizarras de bajo presupuesto y donde la verdadera estrella era el animal, más otros bastante polémicos sobre el continente africano y la raza negra en sí (a cargo del "chistoso" del elenco) que llevó a las autoridades sudafricanas, que colaboraron en la producción de la película, a deslindarse de todo lo que se dice en la misma (aclarado en los créditos finales). A esto habría que sumarle la muerte de una niña, al principio, algo que ya se sabe no le cae muy bien al cine industrial norteamericano.


La diferencia es que aquí también hay algunas cosas positivas, como un ritmo narrativo bastante aceptable, varios diálogos punzantes sobre el tema de cómo operan los grandes medios de comunicación, y personajes que no están simplemente de relleno y que por momentos hablan con bastante coherencia sobre la situación en que terminaron metidos, por culpa de un ejecutivo de un famoso medio norteamericano que quiere que se capture al cocodrilo vivo para luego, y al mejor estilo de lo que pasaba en King Kong (Merian C. Cooper, Ernest B. Schoedsack, 1933), poder exhibirlo y tener varios puntos de rating que logren tentar a algunos espónsors, luego de un fracaso periodístico que dejó a un canal de televisión en ridículo.


También habría que preguntarse cómo no se preocuparon en hacer una publicidad un poco más vistosa y cuidadosa, empezando por el vulgar afiche original que se exhibía al momento de su lanzamiento en DVD en Estados Unidos (solamente con las fauces del cocodrilo), que mostraba a Primitivo (2007) como una película más de terror con reptil computarizado haciendo una carnicería durante más de una hora y media de metraje, cuando en realidad había una historia real a la que se intentó respetar y ser fiel lo más fiel posible, filmaciones medianamente cercanas al lugar de los hechos, y un esfuerzo de producción bastante significativo, además de un guión que terminó realzando una historia que pudo haber sido una calamidad (ejemplos abundan y más en esta nueva década de "logros" computarizados que ni se preocupan por hacer al menos un relato digno).


Desde Alligator / El cocodrilo mortal (Lewis Teague, 1980), con guión de John Sayles, que no se veía al menos una película bastante prolija y medianamente interesante como ésta Primitivo, donde el cocodrilo no era la única estrella del asunto y las neuronas daban para aplicarlas en algunas cosas más.


Alejandro Yamgotchian


VER INFORME ESPECIAL SOBRE MONSTRUOS MARINOS EN EL CINE


.: Derechos Reservados :.