.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

Falleció Christopher Reeve
LA MALDICIÓN DE SUPERMAN Y SU RETORNO AL CINE

por Rainer Tuñón (desde Panamá)




Con la muerte reciente de Christopher Reeve, el siempre recordado intérprete de las cuatro películas que se hicieron sobre Superman, se cierra un doloroso, pero aleccionador episodio de lucha y superación personal desde el accidente que lo dejó parapléjico y lo obligó a vivir sus últimos nueve años en una silla de ruedas hasta el momento de su deceso, el pasado domingo a los 52 años de edad.

Ciertamente, se trata de la estrella más sobresaliente de fines de la década de los setenta y según los supersticiosos, una última víctima de la afamada “maldición de Superman”, que empezara hacia 1941, cuando los creadores de la serie de dibujos animados, los Hermanos Fleischer, casi pierden su estudio de producción, y continuara décadas más tarde con el actor George Reeves, quien interpretó al personaje en televisión y, deprimido por la fama perdida al cancelarse la serie, se suicidó.

"... George Reeves, que interpretó al Hombre de Acero del planeta Kriptón en los años ´50, aparecería muerto en su casa de Beverly Hills el 16 de junio de 1959, con un disparo del calibre 30 en la cabeza (...)”, así comentaban esa noticia en aquellos días.

Según su novia, la culpa de todo la tuvo Superman, “el personaje había dominado hasta tal punto la vida del actor - escribe el director de cine Kenneth Anger -, se había identificado de tal manera con el papel, que se había vuelto imposible para él representar otros papeles”.

Para Christopher Reeve, el rol de Superman significó su gran salto como actor, que solamente contaba con una aparición en el cine para el filme Gray Lady Down / SOS: Submarino nuclear, de David Greene (claro, cuenta también que participó en la teleserie Love of Life entre 1974 y 1976), y en cierta forma una incomodidad, pues siempre impulsó una carrera lo más alejada posible de su traje de “hombre de acero”. El resultado, algunos títulos interesantes que confirmaron que más allá de Kriptón había un actor de teatro dedicado con amor al oficio histriónico.

Pídele al tiempo que vuelva, de Jeannot Swarc; Deathtrap, dirigida por Sidney Lumet; Monseñor, controversial título de Frank Perry; The Bostonians / Amarás a un extraño, uno de los títulos más recordados de la dupla Ivory-Prawer Jahbvala, sobre la obra de Henry James; Anna Karenina, en la que actuó junto a Jacqueline Bisset; Street Smart, un intereante thriller periodístico que supuso una merecida nominación a Morgan Freeman; Lo que queda del día, otra interesante cinta victoriana de James Ivory; su colaboración con John Carpenter en el remake de La villa de los malditos / El pueblo de los malditos, y su nominación al Globo de Oro como Mejor Actor para la versión televisiva de La ventana indiscreta son los más recordados filmes en los cuales ha intervenido Reeve, al margen de su caracterización de Clark Kent.

Según la agencia EFE, Reeve entró en coma el sábado tras sufrir un ataque cardíaco en su domicilio y sufrió graves complicaciones, comunes entre los pacientes que sufren parálisis de la espina dorsal.

En estos meses, en Hollywood, el director de Los sospechosos de siempre y la serie de X-Men, Bryan Singer, se encontraba trabajando en la pre-producción del estreno de 2006, Superman Returns, con el fin de ofrecer una versión renovada del clásico de 1978, que tuvo una muy buena secuela, pero espantosas continuaciones hasta su fin con el filme de Sydney Furie, Superman IV: En la búsqueda por la paz.

Ahora, los intentos por reflotar el proyecto Superman vienen desde 1993 y desde entonces los estudios Warner habrían invertido hasta 10 millones de dólares en distintas posibilidades que vinieron desde contratar a Tim Burton, el creador de la serie cinematográfica de Batman hasta gente como Kevin Smith (guionista de Daredevil), Brett Ratner (de la saga Rush Hour / Una pareja explosiva) y McG (el creador de Los Ángeles de Charlie en el cine), recayendo la responsabilidad al final en Singer, hasta trabajado con los actores Nicolas Cage, Jude Law, Josh Hartnett y James Caviezel (el Jesús de La Pasión de Cristo de Mel Gibson).

Claro, otras generaciones recordarán por ejemplo a Kirk Aylin, el Superman de 1948 que falleciera hacia 1999, o la voz del Superman de los hermanos Fleischer, Bud Collyer; su versión Bollywood de Puneet Issar para el filme de 1987 de B. Gupta o los recientes Dean Cain para la teleserie de 1993, Tim Daly en el animado de 1995 y Tom Welling, de Smallville de 2001.

Ahora, la pregunta sigue siendo ¿puede haber personajes malditos que terminen por causar desgracia a los actores que los encarnan?

.: Derechos Reservados :.