.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

Alex de la Iglesia y sus 800 balas
EL PONCHO DE CLINT EASTWOOD


por Rainer Tuñón (desde Panamá) - Junio, 2004



Un polvoriendo oeste y dos pistoleros. Una diligencia es perseguida por cuatreros. La acción continúa con la muerte de un bandido arrollado por los caballos y las ruedas del vehículo. ¡Corte! Eso pasó en Texas Hollywood, de Almería, España.


Este sitio era históricamente conocido por ser la cuna de Sergio Leone y el "Spaghetti Western" (subgénero italiano dentro del propio Eurowestern que introdujo descaro, humor, tintes políticos y una propuesta ligera de denuncia social utilizando como marco histórico y referencial el cine del "viejo oeste" norteamericano cuando estaba en declive).


En el poblado permanece la estructura original, mudo testigo de esa época del cine en la cual se rodaron varios clásicos del cine (El bueno, el feo y el malo, Hasta que llegó su hora, Shalako, Los siete magníficos, Las petroleras, Ana Caulder, La colina de las botas, o más recientemente, Indiana Jones y la última cruzada).


Brigitte Bardot, Yul Brynner, Claudia Cardinale, Terence Hill, Raquel Welch, Sean Connery, Lee Van Cleef, Charles Bronson, Bo Derek, Harrison Ford y hasta Sean Connery desfilaron por esas legendarias locaciones en algún momento de sus carreras.


Allí vive Julián (Sancho García), un especialista en dobles peligrosos de aquella época, acosado por la culpa de la pérdida de su hijo durante la filmación de una última cinta del oeste, ya en manos del cine español. Junto con Julián, trabajan Cheyene (Ángel de Andrés López), el pistolero cobarde; Manuel (Manuel Tallafé), el doble temerario; Arrastrado (Enrique Martínez), el jinete sin suerte; Ahorcado (Eduardo Gómez), el colgado triste; Enterrador (Luciano Federico), el italiano y Don Mariano (Ramón Barea), el dueño del poblado, quienes usan las viejas edificaciones como un museo y centro de entretenimiento para turistas que visitan Almería.


La compañía teatral gana poco, pero se divierte mucho, aunque las vidas de todos cambiarían con la llegada de Carlos, un pequeín que escapa de un viaje a esquiar para conocer a su abuelo: Julián. La madre de Carlos (Carmen Maura) odia a Julián, pues lo responsabiliza de la muerte de su esposo en aquel accidente, así que cuando se entera de que su chaval está con el abuelo, aprovecha una buena oportunidad de negocios y compra el terreno en donde malviven los actorcillos. Como respuesta, Sancho se hace de 800 balas y defiende lo poco que le queda de dignidad.


Alex de la Iglesia presenta 800 Balas (2002), una tragicomedia nostálgica que revive el Eurowestern y maneja con mucha pericia su negro humor, el estilo del mejor cine español y una propuesta rica en matices al profundizar en sus personajes.


El principal protagonista de este filme es definitivamente el poblado de Almería, en el desierto de Tabernas; y sus aciertos contundentes se dan en la caracterización de Julián, quien logra meterse en todo momento en el viejo y acabado "stuntman" y en la calidad de la banda sonora producida por Roque Baños, que al inicio del filme juega con las tonadas de Ennio Morricone cuando hacía bellezas con Leone. Julián ha sido histórico testigo del cine en España y cuenta con un as bajo la manga: tiene el número de teléfono de Clint Eastwood, quien de paso dejó el poncho famoso de sus personajes en la serie de Sergio Leone.


El filme se basa mayormente en las experiencias de Agustín Javier Gómez Mariño, "El Titi", quien explicaba al equipo de producción que "en el espectáculo western de Texas-Hollywood hay un poco de todo: caídas, peleas, duelos y persecuciones a caballo. Yo hago de pistolero malo, porque sé poner cara de tío chungo. Lo hacemos sobre todo en temporada alta, cuando hay público".

La estética del filme es pura y arriesgada. Por un rato nos adentra en el oeste tal y como fuera concebido por los europeos cansados de la belleza gringa y sus "valores"; por otro nos mete en el universo del merchandising y la visión "eurodisneísta" del turismo global. De esta manera, De la iglesia juega con esos elementos y mete a todos sus personajes en una situación de la que sólo saldrán bien librados aquellos que tengan el ápice de locura necesario para seguirle el ritmo a esta propuesta.


No se trata de que 800 balas sea de alguna manera un clásico del cine español, pero hay que reconocer que su director ha tenido una filmografía impresionante, siempre encintrando un nivel que le permita expresar su humor con absoluta libertad.


800 balas es un buen filme, algo rebuscado y con algunos e innecesarios clisés de este tipo de comedias, incluso larga y tediosa al final, pero bajo ninguna circunstancia debe perderse este universo tragicómico que transporta al espectador al mundo del spaghetti western y sus excéntricos personajes.






SOBRE ALEX DE LA IGLESIA




"Tras casi dos años de trabajo, es penoso comprobar cómo todo el esfuerzo que supone realizar una película se reduce finalmente a hora y media de proyección. Hasta que llega el primer pase, tu cabeza no advierte la gravedad de esa afirmación, la angustia que te invade al ser consciente de que un pequeño fallo en la copia, una mancha, un roto, pueden distraer al espectador y destrozarte una secuencia. Cada proyección es La Proyección, el pase más importante, probablemente el único para ese grupo reducido de espectadores, y no existe un espectador más importante que otro." Alex de la Iglesia

Este director vasco pertenece a la camada de directores del cine español con mayor proyección internacional. Desde su debut con el cortometraje Mirindas Asesinas (1991), pasando por su extraordinaria relación con Pedro Almodóvar, cuya productora El Deseo fue quien aportó en su camino a la consagración como rebelde y revolucionario del cine tras lograr el éxito arrasador con Acción Mutante (1993), hasta su próximo estreno, la esperada comedia negra Crimen Ferpecto (no confundir con Perfecto, que "ferpectamente era la frase de Obelix"), De la Iglesia se ha convertido en un realizador siempre refrescante cuya técnica impecable siempre levanta pasiones entre sus fanáticos.


Influenciado por el trabajo de Alex Raymond y Stan Lee, De la iglesia estuvo permanentemente interesado en la imagen como fuente de poder para comunicar. Realizó estudios de Filosofía en la Universidad de Deusto, pero se inició en la industria del cine español con Enrique Urbizu (cuando dirigía Todo por la pasta).


A Pedro Almodóvar la fascinó tanto su primer cortometraje que no vaciló en producir Acción Mutante, la ópera prima de este director de Bilbao, que lleva al espectador al año 2012, "cuando el mundo está dominado por pijos y niños bonitos" y solamente un comando revolucionario como Acción Mutante, integrado por un puñado de discapacitados están dispuestos a aniquilar la sociedad que les ha marginado.


Hacia 1995 Alex dirige El día de la bestia (1995), una extraordinaria comedia negra que presenta a un cura de aspecto inofensivo, catedrático de Teología en la Universidad de Deusto, que lleva más de 25 años estudiando el "Apocalipsis de San Juan" con la intención de descifrar el mensaje oculto del Texto Sagrado, y predice que el Anticristo nacerá en Madrid el 25 de diciembre de 1995, antes del amanecer, ignorando el lugar exacto del alumbramiento. Así inicia la captura de este último.


En su tercer largometraje, Perdita Durango (1997), vimos a Rosie Perez como Perdita, una mujer peligrosa que sueña cada noche con un jaguar que lame su cuerpo desnudo y se acuesta a su lado. Ella se asocia con Romeo Dolorosa (Javier Bardem), un tipo rudo que le acompaña en un viaje de sangre y balas por la frontera que separa a México de los Estados Unidos.


El director vasco regresa luego con Muertos de Risa (1999), una graciosa travesía de bofetadas y tembleques sobre Nino y Bruno, la mejor pareja cómica del humor español de los ´70, y se consagra con La Comunidad (2000), una comedia negra de terror vecinal que combina la claustrofobia con la acción doméstica y el humor torcido.


Con 800 Balas hace un digno homenaje al wester spaghetti, y ahora está por estrenar Crimen Ferpecto, donde sitúa a su protagonista, tipo seductor, ambicioso y mujeriego, que trabaja en una tienda de ropas y que mantiene una rivalidad con Don Antonio, quien en medio de una discusión se muere. Pero la única testigo del hecho es Lourdes, una dependienta horrorosa que chantejea al protagonista para convertirlo en su amante y esclavo. Allí se planea el Crimen Ferpecto. Sin lugar a dudas Alex de la Iglesia es un cineasta de los que hay que seguirle el rastro filmográfico, pues siempre ofrece una visión refrescante de un cine que se necesita con urgencia en estos días de efectos especiales y blandas historias.




800 BALAS (España, 2002) - Dirección: Álex de la Iglesia. Guión: AdlI, Jorge Guerricaechevarría. Con Sancho Gracia, Ángel de Andrés López, Carmen Maura, Eusebio Poncela, Luis Castro. Duración: 124 minutos

.: Derechos Reservados :.